lunes, 8 de abril de 2019

Con trabajo fuerte, inversión y gestión la Vía Morales-Suárez es un potencial turístico y económico.

La vía Morales-Suárez, priorizada en el último plan vial departamental y objeto de varias inversiones en los últimos seis (6) años, fue la que permitió que durante los 26 días de bloqueo de la vía internacional Panamericana, el centro y sur del departamento del Cauca no fuera golpeado de forma contundente por el desabastecimiento. Una situación que ocurre por primera vez. 

Los datos finales lo confirman: más de 20 mil vehículos de carga, pasajeros y particulares movilizados; además, más de 87 mil personas pudieron transportarse y más de 102 mil toneladas de insumos médicos, combustible y alimentos pudieron entrar y salir de la ciudad. 

“Todo esto se dio gracias a un trabajo coordinado entre diferentes instituciones, donde como Gobernación del Cauca pusimos todo nuestro esfuerzo y capacidad de gestión para mantener la vía habilitada. Allá estuvimos con toda nuestra Maquinaría Amarilla, con nuestra capacidad humana; coordinando con alcaldes de la zona, la Fuerza Pública, la Policía Nacional y todo ese trabajo rindió frutos”, expresó el Gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado. 

La maquinaria amarilla de la Secretaría de Infraestructura de la Gobernación del Cauca y el talento humano de esta dependencia desde un comienzo estuvo al frente del mantenimiento de los 3.2 kilómetros no pavimentados. Además, se hizo gestión de manera permanente para que el tránsito fuera lo más normal posible, a través de una vía que no está diseñada para el tráfico diario al cual fue sometida. 

Más de 40 mil millones de pesos se invirtieron en pavimentación de dicha vía en los últimos seis años; y en medio de las circunstancias de la anormalidad en la Panamericana, se adjudicó la pavimentación de 3.2 kilómetros que hacen falta de los 89 kilómetros que comprende dicha vía; un proceso que se venía dando según los tiempos normales de una licitación pública donde se presentaron más de 20 proponentes. 

Los cierto es que las circunstancias adversas también permitieron que muchos colombianos, extranjeros y caucanos pudieran conocer uno de los tramos viales más hermosos del departamento, y con mucho potencial turístico y económico: lo primero, por la represa de La Salvajina y lo segundo porque puede ser una vía alternativa para el suroccidente colombiano. 

Por eso es una de las vías priorizadas por el plan vial departamental, lo que ha permitido el buen estado actual y el avanzar, con hechos reales, hacia la pavimentación total de este corredor que le prestó un servicio importante para el Cauca y el sur del país.