domingo, 19 de abril de 2020

Los Aplausos no salvan Vidas ( Opinión ).



Por: Yojana Hoyos.

Los aplausos no cuestan nada y sirven para reconocer el esfuerzo de cualquier persona.
 Desde los balcones, terrazas, ventanas, millones de colombianos con aplausos, cacerolazos, alarmas de Bomberos y carros de la Policía, agradecen a los profesionales de la salud su gran sacrificio en medio de la pandemia.
Es el acto más hipócrita disfrazado de amor y agradecimiento, cuando la realidad es totalmente diferente.
Después de los aplausos de los colombianos, médicos y enfermeras han denunciado en los últimos días distintas formas de rechazo social.
 Recuerdo que una enfermera le contó a un medio de comunicación, que ella se quitaba el uniforme en el hospital antes de salir a la calle para lograr tomar el transporte sin ser rechazada,  
un galeno sin uniforme es como un padre sin sotana”.
 Sin espada, sin capa y hasta sin ganas de seguir sirviendo el Estado colombiano está dejando a estos profesionales, el servir a los demás debe ser algo voluntario, del alma, mas no una obligación.
El Gobierno Nacional mediante el decreto 538 obliga al personal médico a estar totalmente disponible para enfrentar al coronavirus.
 Obliga a los estudiantes de pregrado y posgrado de áreas clínicas que estén cursando el último semestre de sus respectivos programas académicos, a que se gradúen de forma anticipada con el objetivo de obtener más personal clínico de apoyo para atender la pandemia.
Todo en exceso es malo y tener tanto personal médico sin los implementos de bioseguridad y los equipos clínicos correspondientes para atender esta crisis de salubridad, es como tener y no tener.
Los aplausos no tienen súper poderes ni el conocimiento o las capacidades de salvar vidas.
Dejemos la falsa cara de solidaridad cuando hemos estado   deshumanizando a los galenos. El miedo nos tiene tan dominados que nos hemos olvidado de valorar la esencia y el servir de millones de médicos que están desprotegidos y aun así siguen luchando por la vida.
Siguen luchando aun cuando ya van cuatro médicos muertos en el país a causa del Covid 19, incluso cuando el 87,7% no cuenta con máscaras N95 y solamente uno de cada diez posee escudos faciales y trajes de seguridad, según lo confirmó la Federación y el Colegio Médico Colombiano por medio de una encuesta.
A nivel mundial han muerto más de 150 trabajadores de la salud, ¿Seguiremos ayudando a que la muerte acabe con estos héroes de carne y hueso?, ¿Seguiremos aplaudiendo su labor?  O ¿Será que contribuiremos a cuidarlos?
Si bien es cierto que los aplausos nos emocionan algunas veces, hoy propongo una nueva forma de agradecimiento, una forma diferente en los tiempos del coronavirus.
Dejemos de lado los aplausos, quedándonos en casa es como darles un abrazo a los profesionales de la salud, dándole amor a los nuestros es como un te amo para ellos y ver que en el país baja la tasa de contagios y muertes, sin duda es el mejor reconocimiento que podemos hacer.
Por último, piense que aquel personal sanitario es un ser humano, su esencia y motivo de vida es servir sin recibir nada a cambio, pero por lo menos debemos darle un trato digno y dejar de ser una sociedad tan egoísta, tan egocéntrica y dejar de lado la discriminación.
Soy muy consciente que pocos tendrán en cuenta lo que mencioné anteriormente, con esto termino de confirmar que realmente nosotros somos el virus y seguimos matándonos mutuamente por la falta de amor y otredad.